CUIDADOS DEL GATO ANCIANO

 Cuidados del gato anciano. Información y consejos

Así como nosotros los humanos  pasamos por diferentes ciclos a lo largo de nuestras vidas(nacimiento, niñez, adolescencia, juventud, adulto y vejez, los gatos pasan por lo mismo solo que las etapas son un poco más cortas que las nuestras.

Un gato bien cuidado, puede llegar hasta los 18 años de edad en condiciones muy óptimas siempre y cuando nos dediquemos a brindarle los cuidados que requieren.

 
Hay gatos que a partir de los 8 años pueden mostrar signos de vejez, mientras que otros con mayor edad, siguen siendo tan juguetones como lo eran cuando chicos.
El envejecimiento es un proceso natural, que produce cambios en el metabolismo del cuerpo, balance hormonal, y la percepción sensorial.

Pero, cómo saber si mi gato ya es un gato anciano?

Desde hace mucho tiempo existe una creencia de que un año de un gato corresponde a 7 años de un humano. Pero ésta creencia no es del todo exacta según algunos expertos.

Según éstos, un año de un gato fisiológicamente se corresponde a 16 años de un humano ( por mis experiencias propias con gatos, ésto lo comenté en un artículo anterior sobre la etapa reproductiva del gato que se llama EL CELO EN LOS GATOS);

Entonces, la etapa reproductiva de un gato comienza a partir de los 5 meses en las hembras y al año en los machos; que si englobamos las dos creencias puede calcularse un aproximado de la edad de nuestros gatos y cuando entran en cada etapa de su vida.

Las mascotas mayores pueden tener más o menos problemas médicos dependiendo de la nutrición y el cuidado durante toda su vida, aunque también influyen otro tipo de elementos ajenos a la vida del animal, como la genética o las condiciones ambientales del lugar donde vive.

La edad trae consigo el descenso gradual de la actividad metabólica del cuerpo. Una menor tolerancia a medicación, la inhabilidad de regular la temperatura del cuerpo, la disminución de las necesidades calóricas y la inmunidad a las enfermedades acompañan esta degeneración.
En la medida que el gato envejece, sus articulaciones se endurecen y duelen al moverse, lo que hace que el gato se vuelva letárgico con respecto a ciertas actividades, inclusive en su ritual de arreglo.
Las enfermedades más comunes que se dan en los gatos de edad avanzada son las siguientes: enfermedad intestinal inflamatoria, problemas dentales, diabetes, enfermedades cardiovasculares, renales y pancreáticas, obesidad, anemia, lipidosis hepática, cáncer, hipertiroidismo, hipertensión, entre otras.
 
 
vigilar-la-salud-de-nuestra-mascota-en-su-vejez-es-de-vital-importancia
 
 
Si bien es conveniente vigilar siempre la salud de nuestras mascotas, cuando éstas llegan a la vejez, debemos aumentar aún más el control de su estado físico y acudir al veterinario de manera más frecuente.

LA IMPORTANCIA DE LAS REVISIONES MÉDICAS

El hecho de que tu gato tenga buen aspecto y esté aparentemente sano, no significa que no debas llevarlo al veterinario a realizarse revisiones periódicas. Lo más adecuado es que el especialista realice un examen físico, análisis de sangre y orina, controle el peso y revise su nutrición, dientes, oídos, uñas y piel como mínimo una vez al año.
No hay que olvidar administrar las vacunas correspondientes a la edad del felino. Es necesario vacunar a los gatos mayores contra FVRCP, rabia, clamidiasis, bordetelosis y leucemia felina.
 
Cuidados del gato anciano. La importancia de las revisiones médicas periódicas
 
Los cambios dietéticos pueden ser necesarios si el gato ha desarrollado diabetes, cardiopatías, enfermedades del riñón, u obesidad. Gatos de más edad a menudo pierden el sentido del olfato, lo que puede venir a afectar su interés en alimento. Para asegurar una nutrición apropiada actualmente existen en los establecimientos especializados alimentos formulados especialmente para animales de edad.
 
El veterinario puede también recomendar suplementos de vitaminas y minerales según las necesidades individuales de cada del gato. Sin embargo, si un gato está comiendo voluntariamente una dieta equilibrada, los suplementos no son necesarios y podrían incluso ser ineficaces destruyendo el equilibrio nutritivo de la dieta.

Las irritaciones de piel y las heridas tienden a curar más lentamente en el gato anciano. También, las deficiencias alimenticias en gatos más viejos pueden influenciar la salud de la piel y del pelaje.
 

CUIDADOS ESPECIALES PARA EL GATO ANCIANO

 Vigilar la alimentación de un gato anciano puede ser clave para mejorar los problemas de salud inherentes a una edad avanzada. Un buen método es darle muchas raciones pequeñas de comida, pero regulares. Si el gato padece hipertiroidismo, se requiere incrementar el contenido energético de las comidas, ya que suelen perder peso.
 
En cuanto a la salud dental, la higiene oral es esencial durante toda la vida del minino para evitar que los dientes se le caigan por la acción del sarro. Los alimentos secos son los más adecuados para que nuestra mascota tenga una buena dentadura, puesto que este tipo de comida elimina los depósitos de suciedad de los dientes.
 
El peinar y cepillar diario retira los pelos  muertos antes de que puedan ser tragados por el gato durante su limpieza natural. El cepillado reduce así al mínimo la formación de bolas de pelo en el sistema digestivo del gato. Las bolas de pelo pueden causar  problemas para un gato de edad porque su aparato gastrointestinal es a menudo menos móvil, favoreciendo obstrucciones. El cepillar diariamente también estimula la circulación y la secreción de las glándulas sebáceas de la piel, dejando piel y pelo más saludables.
 
Mientras cepillas a tu gato, puede también buscar “cascaritas” inusuales, lesiones de piel, o parásitos externos. Las “cascaritas” o las lesiones de piel inusuales deben ser examinadas por un veterinario para el tratamiento apropiado. Los parásitos pueden ser controlados llevándolo  al veterinario  a que le realice la desparasitación externa e interna dos veces al año por lo menos.
Las uñas de los gatos ancianos no suelen desgastarlas demasiado por lo que pueden crecer en exceso, curvándose hacia adentro y, si no tenemos cuidado en este aspecto, con el tiempo podrían hincarse dentro de las patas. Revisarlas semanalmente y si las vemos demasiado largas habrá que cortarlas y si para ello, no nos vemos con la suficiente destreza, lo mejor es no intentarlo y acudir al veterinario.
Un gato de edad avanzada es menos ágil debido a la aparición de artritis y el inicio de atrofiamiento de los músculos. El gato limitará por consiguiente su actividad física. Sin embargo, invitar regularmente a tu gato a un juego moderado puede promover tono y flexibilidad muscular, aumentar la circulación sanguínea y mejorar la movilidad gastrointestinal.
 
 Sin embargo al ejercitar a tu gato debes estar siempre alerta a señales de respiración trabajosa o cansancio rápido, lo que puede sugerir que el gato padece alguna enfermedad.
 Los gatos con artritis y atrofia muscular avanzada es recomendable colocarle los platos de alimento y agua  lo más cercano posible para que no le resulte tanto esfuerzo  llegar hasta ellos.
 Los gatos ancianos son generalmente menos adaptables a los cambios en su ambiente. Algunas experiencias traumáticas para el gato de edad implican la introducción de una nueva mascota en la casa o la mudanza a un nuevo hogar.

cuidados-especiales-del-gato-en-la-vejez-o-gato-anciano


En ambos casos, el territorio del gato se altera drásticamente, causándole una enorme tensión. Sin embargo, esta tensión puede ser aliviada dando al gato de edad más afecto y atención. Colocarle un objeto familiar, tal como una manta o un juguete, puede evitar que el gato llegue a estresarse demasiado en un ambiente extraño. Si podemos evitar cualquiera de estas situaciones será mucho mejor para nuestro delicado animalito.

Teniendo el conocimiento sobre la etapa que se encuentra nuestro gatito y siguiendo las recomendaciones antes especificadas podremos disfrutar de nuestra amada mascota por muchos años en un buen estado de salud física y mental.
 
 

El gato posee belleza sin vanidad, fuerza sin insolencia, coraje sin ferocidad, todas las virtudes del hombre sin sus vicios. Lord Byron (1788-1824).


Si quieres estar al tanto de todos los artículos nuevos de este blog sobre gatos 


SUSCRÍBETE AQUÍ
 



Autor: Nikita Yepez

ENFERMEDADES MÁS COMUNES EN LOS GATOS Y COMO PREVENIRLAS.

Cuidando a nuestro gato de las enfermedades más comúnes

Hola queridos lectores. Aquí os traigo un tema de gran interés para todos aquellos que tenemos como mascota un gato y que lamentablemente hay poco información sobre ello.

Este artículo tiene gran importancia, ya que vamos a exponer  las principales y posibles enfermedades de los gatos y la manera de prevenirlas.

gatos-enfermedades-alergia-diarreas-vómitos


Este tema también es realmente extenso, y hay que dividirlo por varios capítulos para poder llevar un orden y no cansar o sobre informar al lector que busca una información de un tema específico de algún problema que esté viviendo.
El listado de patologías que pueden afectar a un gato es amplio. En este caso se enumeran las enfermedades generales y las contagiosas más comunes que pueden afectar a nuestra mascota si se producen las circunstancias idóneas para su desarrollo.

Todas las enfermedades tendrán que ser diagnosticadas y tratadas por el veterinario.
Por esto, es importante nuestra intervención para detectar, controlar y evitar a tiempo, cuales quiera de ellas, intentando resaltar la aplicación de vacunas para muchas de estas o, en el caso de las comunes, atacar el foco directo de la patología de tal enfermedad.
Vamos a comenzar con las enfermedades comunes o generales en los gatos:

La alergia: es una de las primeras enfermedades que puede afectar con frecuencia los gatos. Es irónico que normalmente los gatos “producen alergias” a ciertas personas, pero, nadie se ha preguntado nunca, si nuestras mascotas pueden sufrirlas!
Estas pueden ser algunas de las causas de alergia en nuestros felinos:
·         Plantas, hongos o pólen. (aunque muchos no lo crean, me canso de ver a mis gatos estornudando en el inicio de la primavera).
·         Productos para controlar las pulgas.
·         Perfumes, productos para la limpieza.
·         Ciertos alimentos.
·         Humo de cigarrillo.

gato-alergia-asma-prevención-cuidados


Alergia y asma en tu gato: Tu gato puede ser alérgico al polen, pero esta alergia puede convertirse en asma si no es tratada a tiempo.

 Si tu gato está sufriendo de un ataque de asma, llévalo de inmediato al veterinario. Este le inyectará cortisona para relajarle los bronquios y lograr que respire normalmente. El veterinario te dará instrucciones sobre cómo lidiar con el asma incluyendo si es necesario recetar medicamentos.

gatos-asma-bronconeumonía-cuidados
La bronconeumonía es una inflamación aguda de los bronquios y los alveolos pulmonares. Se produce por una infección de calcivirus, y el animal tendrá los ojos llorosos, mucosidad que puede llegar a ser mucopurulenta, tos y pueden aparecer úlceras en la boca. La severidad del proceso infeccioso dependerá de la cepa del virus y de las defensas con las que cuente el gato.

Otras prevenciones para las alergias son menos relacionadas a ti:

Si tienes gatos que entran y salen de la casa, mantenlos en un programa anti-pulgas desde temprano. No esperes a que llegue la primavera con sus flores e insectos en cantidades industriales. Las pulgas puede que ya se hayan anidado en la piel de tu gato.
Dentro de las enfermedades respiratorias se puede señalar como la más frecuente la gripe del gato –RVF- causada por un herpesvirus. Aunque la mascota haya sido vacunada se puede llegar a resfriar de forma aguda. Los síntomas suelen ser: lagrimeo en los ojos, tos y estornudos, congestión nasal y mucosidad densa. El veterinario prescribirá un tratamiento de antibióticos que se ha de seguir hasta el final aunque el animal muestre síntomas de mejoría en breve.
El primer paso será identificar el agente que produce la alergia (alérgeno) y eliminarlo del entorno del animal para que recupere su buen estado de salud. Los síntomas de la alergia son similares a los nuestros, pueden ser de dos tipos, respiratorios: tos, estornudos, dificultades respiratorias, y cutáneos: prurito –picor intenso y persistente-, que hace que el gato se lama, se rasque y se arranque el pelo y también lagrimeo en los ojos.
Si piensas que tu gato es alérgico a alguno de los productos en la lista o presenta alguno de los síntomas descritos, debes llevarlo al veterinario para hacerle una prueba de alergia.

Diagnóstico y medidas a tomar:
¿Cómo saber qué le causa la alergia? No es fácil determinar qué elemento es el que le causa la alergia. Para diagnosticarlo propiamente, el veterinario le hará diferentes pruebas de eliminación para detectar el alérgeno responsable. Estas pueden ser tan variadas como pruebas de sangre o para la piel hasta un cambio de comida y dieta.
Para diagnosticar, por ejemplo, una alergia a su comida, su dieta se cambiará por una comida recetada con ingredientes probados para no causar alergias, por unas 12 semanas. Tiempo suficiente para que tu gato elimine de su sistema aquello que le está causando problemas. Luego de que los síntomas desaparezcan, se le comenzará a dar de su comida anterior para monitorear la que le hace daño y eliminarla de su dieta.
Ahora bien, para eliminar las alergias a otras situaciones, debes pensar como si el paciente fueses tú. Muchas de las soluciones para controlar tus alergias sirven para controlar las de tu gato.
 Si el gato es alérgico al polvo, trata de mantener sus áreas de dormir limpias. Pasar la aspiradora par de veces a la semana ayuda.
Bañar a tu gato más a menudo lo ayuda a mantener sus alergias de la piel controladas. Pero recuerda utilizar champú para gatos o uno para bebé. Nada de perfumes fuertes ni productos para nuestro cabello. Estos le irritan la piel.

Otra enfermedad común o patológica que puede afectar a un gato es:
Los problemas oftalmológicos como Las cataratas –opacidad del cristalino- pueden aparecer por diversas causas -congénitas o adquiridas-. Se aprecian a simple vista pues al observar los ojos del gato se ve que el interior de la pupila es de color blanco aunque también se puede detectar que la mascota tiene problemas de visión al observar sus movimientos que serán erráticos, choque contra los muebles o deje de subir a lugares elevados. La única solución es la intervención quirúrgica.

gatos-ojos-cataratas-cuidados-prevención


Otras enfermedades oftalmológicas pueden ser la Conjuntivitis o el Entropión –párpado inferior vuelto hacia el ojo-. La presencia de legañas o el lagrimeo nos ayudarán a sospechar de su presencia.

gatos-conjuntivitis-causas-cuidados


Los Problemas Gastrointestinales también pueden afectar a nuestra mascota, sobre todo, a los ejemplares jóvenes. Normalmente se producen si el gato ha ingerido alimentos en mal estado aunque también se puede producir por una infección bacteriana, un virus, la presencia de parásitos o una patología sistémica. Las señales son: diarreas, vómitos, dolor abdominal, distensión abdominal, pérdida de apetito, debilidad y desasosiego; además, es muy probable que el gato se revuelque por la casa a intervalos si presenta dolores de tipo cólico. Ante la sospecha de cólico, conviene trasladarlo a la consulta veterinaria de forma urgente.
Las inflamaciones son también síntomas de patología.
La Estomatitis,por ejemplo, es una inflamación de la mucosa bucal que suele ser desencadenada por la presencia de sarro y que puede afectar al paladar, la lengua o las encías. El proceso es irritante y traumático para el animal. Otra inflamación, en esta ocasión de la mucosa, es la faringitis. Su origen suele ser vírico y el gato muestra dificultad para tragar, tos, fiebre, cansancio y falta de apetito.
gatos-estomatitis-inflamación


La Otitis es el proceso inflamatorio del conducto auditivo y, además de doloroso para el animal, puede tener consecuencias muy graves ya que si se descuida puede ser la causa de la perforación del tímpano. La otitis se puede producir por la presencia de parásitos como los ácaros –hay que vigilar que el gato no tenga una secreción marrón en las orejas- por hongos o por bacterias.

gatos-otitis-ácaros-hongos-bacterias


La Cistitis o síndrome urológico felino, también conocido con las siglas SUF, FUS o FLUTD, se debe la formación de cálculos de estruvita -fosfato-amónico magnésico- u otros minerales que llegan a obstruir el conducto urinario. Los síntomas son: dolor al orinar, orina en lugares atípicos –el gato no usa su bandeja de arena-, lamido de la zona urinaria, mucha sed o ausencia total de la micción, dolor y vómitos si el conducto está obstruido. El tratamiento, además de eliminar los cálculos en la clínica veterinaria, suele incluir la prescripción de una dieta de piensos de tratamiento bajos en los minerales que el animal tiene tendencia a acumular.


gatos-cistitis-infección-urinaria-cuidados


Una de las patologías más frecuentes en gatos a partir de cierta edad es la insuficiencia renal. Los riñones felinos realizan una intensa tarea de filtrado ya que, al ser animales carnívoros, el metabolismo de la proteína animal es uno de los elementos de la dieta que más residuos tóxicos genera. Esto hace que sean los órganos que antes puedan empezar a fallar con el tiempo. Podemos sospechar de este problema si nuestro gato come menos, adelgaza e incrementa mucho el volumen de agua que bebe y de orina que elimina.
La Cardiomiopatía Hipertrófica es la enfermedad cardiaca más frecuente en la especie felina. Los síntomas pueden ser sutiles pero el animal suele perder peso, estar más cansado o pasivo y presentar problemas respiratorios.
gatos-cardiomiopatía-hipertrófica-causas-cuidados

Aquí termino la primera parte de este interesante artículo.Continúa leyendo la segunda parte de este artículo aquí: ENFERMEDADES DE LOS GATOS Y CÓMO PREVENIRLAS PARTE DOS.

 Si estas interesado en saber mas sobre éste tema y otros artículos interesantes sobre gatos 






“De todas las criaturas divinas, existe sólo una que no pueda ser esclava de la cadena. Esa criatura es el gato. Si el hombre pudiera cruzarse con el gato esto mejoraría al hombre, pero deterioraría al gato”. – Mark Twain


Autor: Nikita Yepez
Fuente de apoyo:  http://es.wikipedia.org/wiki/Categor%C3%ADa:Gatos y otras fuentes.